24h Andalucía.

24h Andalucía.

Detenido por la muerte de una adolescente en Alcalá la Real asegura que fue parte de un "juego de asfixia acordado".

Detenido por la muerte de una adolescente en Alcalá la Real asegura que fue parte de un

En la ciudad de Jaén, un joven de 25 años está siendo juzgado por el asesinato y violación de una niña de 14 años en Alcalá la Real en febrero de 2022. El acusado ha declarado que la tragedia ocurrió mientras participaban en lo que él describió como un juego de asfixia, una práctica que aprendió en un campamento y consistía en presionar el cuello o el pecho hasta perder la consciencia.

Según el acusado, todo fue consentido. Relató que en una tarde en casa de una amiga de la menor fallecida, intentaron llevar a cabo este juego en varias ocasiones sin éxito. Posteriormente, quedaron solos en las ruinas de la iglesia de Santo Domingo, donde acordaron repetir el juego, pero esta vez presionando el cuello en lugar del pecho.

Tras darse cuenta de la muerte de la menor, el acusado admitió que la violó y tomó fotos desnuda para mostrar a sus amigos. En conversaciones posteriores con sus amigos, utilizó un tono de broma macabra y llegó a mencionar su incapacidad para viajar a Japón tras el crimen.

Después de llamar al 112 para confesar el asesinato, el acusado borró todo el contenido de su teléfono móvil. Durante un interrogatorio extenso, admitió haber violado a la niña y describió su comportamiento como un acto fuera de control.

En la primera jornada del juicio, las amigas de la víctima coincidieron en que el acusado propuso la visita a las ruinas de Santo Domingo. Finalmente, solo el acusado y la víctima estuvieron presentes en el lugar de los hechos, ya que los otros amigos se desvincularon.

Se espera que la madre de la víctima testifique esta tarde. El juicio continuará hasta el próximo miércoles, con el jurado comenzando a deliberar el jueves. Tanto la Fiscalía como la acusación particular solicitan prisión permanente revisable y 15 años de prisión por agresión sexual, además de una indemnización de 480,000 euros para la familia de la menor.

Los hechos, según la Fiscalía, ocurrieron cuando el acusado llevó a la niña a las ruinas de Santo Domingo y trató de besarla, lo que ella rechazó. Posteriormente, la menor fue asesinada por asfixia y violada. Tras el crimen, el acusado contactó al 112 para confesar.