24h Andalucía.

24h Andalucía.

El bloque opositor rechaza presupuesto del Ayuntamiento de Sevilla y desafía a José Luis Sanz (PP) con cuestión de confianza.

El bloque opositor rechaza presupuesto del Ayuntamiento de Sevilla y desafía a José Luis Sanz (PP) con cuestión de confianza.

El pleno de Sevilla ha rechazado de forma contundente el proyecto de presupuesto municipal presentado por el Gobierno local, con un valor total de 1,29 millones de euros. Este rechazo, impulsado por la totalidad de la oposición, plantea ahora un escenario de incertidumbre para el alcalde José Luis Sanz, quien podría enfrentarse a una cuestión de confianza en relación a las cuentas, como había anticipado previamente. En caso de que esta propuesta tampoco salga adelante, los grupos tendrán un mes para presentar una moción de censura, una posibilidad que parece poco factible dada la necesidad de un acuerdo entre el PSOE, Vox y Podemos-IU para llevarla a cabo, lo que resultaría en la prórroga automática de las cuentas actuales.

El portavoz del Gobierno local, Juan Bueno, ha destacado las graves consecuencias que tendría para la ciudad el rechazo de este presupuesto, como la paralización de la política de subvenciones, la estabilidad financiera de las empresas municipales y la rehabilitación del Teatro Lope de Vega.

En contraposición, la portavoz adjunta del Grupo Socialista, Sonia Gaya, ha calificado de irresponsables y carentes de rigor las cuentas presentadas en la sesión. Según Gaya, el presupuesto es un reflejo de la falta de consenso, lealtad y confianza por parte del gobierno, basado en recortes y falta de transparencia.

Los intercambios de reproches entre los diferentes portavoces han marcado la sesión, con Bueno calificando la actitud del PSOE de "trilerismo político" y la representante de Vox, Cristina Peláez, señalando errores graves en las cuentas, como una previsión de ingresos poco realista y gastos superfluos en festivales de cine y agencias de energía. Por su parte, el portavoz adjunto de Con Podemos-IU, Ismael Sánchez, ha criticado el proyecto por no abordar los problemas principales de la ciudad y debilitar lo público sin tener en cuenta informes relevantes.