24h Andalucía.

24h Andalucía.

El exmarido de Lucía Garrido, condenado a 24 años por complicidad en el crimen, según la Audiencia de Málaga.

El exmarido de Lucía Garrido, condenado a 24 años por complicidad en el crimen, según la Audiencia de Málaga.

MÁLAGA, 13 Nov.

La Audiencia de Málaga ha emitido su veredicto sobre el caso de Lucía Garrido, encontrada muerta en la piscina de su finca en Alhaurín de la Torre en 2008. El exmarido de Lucía ha sido condenado a 24 años de prisión, mientras que el otro acusado como autor material del crimen ha sido sentenciado a 22 años de cárcel.

La sentencia, basada en el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado, declara a ambos acusados culpables de un delito de asesinato. El exmarido ha sido condenado como cooperador necesario, mientras que el otro procesado como autor.

La sentencia establece que después de la separación de la pareja, Lucía Garrido se convirtió en testigo directo de las actividades legales e ilegales llevadas a cabo por su exmarido en la finca. El exmarido, desconfiando de ella, intentó desalojarla para evitar que lo denunciara por sus acciones supuestamente ilegales y para que no interfiriera con sus planes para la finca. Sin embargo, Lucía rechazó estas ofertas y las acciones judiciales en su contra fracasaron, lo que generó una creciente enemistad entre ellos debido a que se convirtió en una amenaza para las actividades en la finca, en particular la guardería de drogas.

Como respuesta a esta amenaza, el exmarido o alguien de su círculo delictivo propuso la solución drástica de acabar con la vida de Lucía Garrido. Este plan comenzó a planearse a finales de marzo de 2008, durante una reunión en Torremolinos de varios individuos que planeaban la comisión de diversos delitos en Madrid y Málaga. Durante esta reunión, el otro acusado recibió una oferta económica para llevar a cabo el asesinato de Lucía Garrido.

Aunque el exmarido supuestamente no estuvo presente en esta reunión y no conocía al otro acusado, se considera que permitió o consintió la contratación de este último sabiendo que atentaría contra la vida de Lucía Garrido. Además, se ha probado que mantuvieron contactos y que el exmarido proporcionó ayuda crucial para la planificación, preparación y ejecución del crimen, como información sobre las costumbres y rutinas de Lucía e incluso le facilitó una copia de la llave de la puerta peatonal.

El exmarido fue informado de que el asesinato se llevaría a cabo entre el 28 y el 30 de abril de 2008 por uno o varios individuos que sorprenderían a Lucía dentro de la finca cuando estuviera sola y desprevenida. Para establecer coartadas, el exmarido decidió irse de viaje.

El 30 de abril de 2008, el otro acusado, solo o en compañía de otros individuos no identificados, esperó a Lucía escondido para asegurarse de que no tuviera ninguna posibilidad de escapar o reaccionar. Luego, por la espalda, la golpeó en la cabeza con un ladrillo, dejándola inconsciente o aturdida. A continuación, la arrastró hasta el borde de la piscina, donde antes de arrojarla al agua, le clavó un cuchillo seccionando la vena yugular, causándole la muerte.