24h Andalucía.

24h Andalucía.

El Juzgado Togado Central se encarga del caso de Cerro Muriano con la comparecencia de 42 testigos y peritos.

El Juzgado Togado Central se encarga del caso de Cerro Muriano con la comparecencia de 42 testigos y peritos.

El abogado de la familia del soldado Carlos León Rico, natural de El Viso del Alcor (Sevilla) y fallecido el pasado 21 de diciembre junto al cabo Miguel Ángel Jiménez Andújar en unas maniobras en la base de la Brigada Guzmán el Bueno X de Cerro Muriano, informó que el Juzgado Togado Central número dos ha asumido el caso tras la inhibición del Juzgado Togado Militar número 21 de Sevilla.

El letrado, Luis Romero, destacado penalista y doctor en Derecho, detalló que el Juzgado Togado Central número dos ha decidido llevar adelante la causa al entender que existen indicios de responsabilidad penal en unos hechos muy graves que requieren investigar todas las posibles responsabilidades. En este sentido, se incluyen como investigados al capitán Ignacio Zúñiga Morillas, el teniente Jaime Tato Garrido y el sargento Gustavo Álvarez Estupiñán, así como los coroneles Tostón Méndez y Navarro González, el teniente coronel Zanfaño Hidalgo y un comandante.

El juzgado aún no ha establecido una fecha para la comparecencia de los mandos militares mencionados, pero ha citado a 42 testigos y peritos para declarar por videoconferencia los días 25, 26 y 27 de junio.

Luis Romero, en representación de la familia del soldado fallecido, lleva tiempo reclamando estas imputaciones y pidiendo la investigación del general de brigada Ignacio Olazábal. Asimismo, seguirá insistiendo en este punto y en la solicitud de sobreseer las diligencias relacionadas con el sargento Álvarez Estupiñán.

El auto del Juzgado Togado Militar número 21 de Sevilla expone que el fallecimiento de los soldados durante las maniobras en la base Cerro Muriano podría estar vinculado a fallos en las medidas de seguridad para la correcta realización del ejercicio programado. El juez señala que el capitán Zúñiga, al planificar el ejercicio del cruce de un lago artificial, no tuvo en cuenta aspectos fundamentales para garantizar su seguridad, lo que también fue omitido por sus superiores durante la supervisión y autorización del mismo.

El juez instructor destaca la falta de medidas de seguridad necesarias para la ejecución del ejercicio, señalando que hubo una falta de supervisión tanto en la planificación como en la realización de la maniobra por parte de los mandos militares implicados.

Tras comparecer como investigados el capitán Zúñiga, el teniente Tato y el sargento Álvarez Estupiñán, el Juzgado Togado Militar número 21 de Sevilla detectó posibles indicios de responsabilidad penal que motivaron la investigación de otros mandos militares, lo que llevó a la inhibición de las actuaciones a favor del Juzgado Togado Central.

En base a estos indicios, que señalan posibles conductas delictivas en militares de alto rango, el juzgado decidió emitir su resolución inhibiendo el caso a favor del Juzgado Togado Militar Central.