24h Andalucía.

24h Andalucía.

La Fiscalía solicita 50 años de prisión para el terrorista acusado por el asesinato de un sacristán en Algeciras.

La Fiscalía solicita 50 años de prisión para el terrorista acusado por el asesinato de un sacristán en Algeciras.

Un presunto yihadista es acusado de planificar un ataque en Algeciras con la supuesta intención de aterrorizar a los cristianos


MADRID, 22 Mar.

El Ministerio Público solicita una condena de 50 años de cárcel para Yassine Kanjaa, el individuo señalado como el responsable de un ataque en enero de 2023 en Algeciras que resultó en la muerte del sacristán de la Iglesia de Nuestra Señora de la Palma, Diego Valencia, y varios heridos.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, recuperado por Europa Press, se pide una pena de 25 años por asesinato terrorista, 15 años de prisión por un segundo asesinato terrorista en grado de tentativa, y 10 años por lesiones terroristas.

La narrativa detalla que el 25 de enero de 2023, alrededor de las 18.30 horas, Kanjaa ingresó a la iglesia de San Isidro en Algeciras, y allí confrontó a una persona presente, cuestionando la fe cristiana al señalar una imagen de la Virgen María.

Según la Fiscalía, posteriormente salió de la iglesia y gritó consignas mientras se dirigía a su casa para luego regresar con un machete. A las 19.00 horas, atacó a un hombre en la calle Colón antes de volver a la iglesia de San Isidro, donde durante la misa atacó al sacerdote con el machete.

El texto legal detalla que, posteriormente, Kanjaa se dirigió a la iglesia de Nuestra Señora de la Palma, donde agredió violentamente al sacristán, ocasionándole la muerte. Acto seguido, se arrodilló en un lugar cercano y fue detenido por la Policía Local de Algeciras.

La Fiscalía destaca que Kanjaa adoptó creencias radicales islámicas que promovían la incompatibilidad con otras religiones, eligiendo templos católicos como objetivos. De esta manera, buscaba aterrorizar a los cristianos con sus acciones.

A pesar de presentar un cuadro psicótico, el fiscal aclara que Kanjaa mantenía ciertas capacidades mentales durante el momento de los hechos. El juicio oral determinará su imputabilidad considerando sus condiciones psicológicas.