24h Andalucía.

24h Andalucía.

La Junta censura el comportamiento intimidante y agresivo del Gobierno hacia la CEOE respecto al SMI.

La Junta censura el comportamiento intimidante y agresivo del Gobierno hacia la CEOE respecto al SMI.

La consejera de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía, Rocío Blanco, ha expresado este martes su crítica hacia el Gobierno de la Nación por mantener una actitud que considera chantajista y propia de matones hacia la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) en relación al Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Blanco defiende la importancia del diálogo social para alcanzar una solución consensuada entre todas las partes involucradas.

Estas declaraciones de Blanco se realizaron en una entrevista en Canal Sur Radio, recogida por Europa Press. La consejera respondió a la denuncia del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien afirmó que no ha habido un diálogo social con el Gobierno sobre el SMI, sino más bien amenazas y chantajes para que los empresarios acepten un aumento del 4%.

Blanco destacó que el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores establece que el Gobierno debe fijar el SMI luego de consultar a las organizaciones sindicales y empresariales. Aunque no está obligado a seguir sus recomendaciones, la consejera considera que si el Gobierno habla de diálogo social y busca una solución equitativa, no puede recurrir al chantaje.

Según Blanco, la solución para el aumento del SMI podría no ser ni el 5,9% propuesto por algunos ni el 3% propuesto por otros, sino encontrar un punto de acuerdo que refleje las posiciones divergentes. Considera que el SMI es crucial para dignificar el trabajo, pero insiste en que no se puede recurrir al chantaje para lograrlo.

Blanco añadió: "Me parece una actitud casi de matones decir 'si aceptas esto, bien; si no, te vas al 5%'". Criticó la postura del Gobierno, que habla del diálogo social como uno de sus principales pilares, pero actúa de forma chantajista hacia una de las partes involucradas.

En su opinión, es necesario mostrar más respeto y buscar una solución consensuada entre todas las partes. Aunque podría ser lógico aceptar un aumento del 4%, se deben sentar las bases para llegar a un acuerdo que satisfaga a todos.