24h Andalucía.

24h Andalucía.

La Junta complica la expansión de invernaderos en Níjar, Almería, con nuevas restricciones ambientales.

La Junta complica la expansión de invernaderos en Níjar, Almería, con nuevas restricciones ambientales.

La Junta de Andalucía ha tomado la decisión de endurecer el proceso ambiental para la modificación del planeamiento urbanístico propuesto por el Ayuntamiento de Níjar (Almería), con el objetivo de regular la implantación de nuevos invernaderos en suelo no urbanizable. Esta medida se debe a que estos terrenos afectan a áreas forestales de gran valor ambiental que están catalogadas como zonas de especial protección (ZEC).

De acuerdo con la información obtenida por Europa Press, la propuesta de cambio normativo presentada en 2021 afectaría a diversas zonas protegidas de la Red Natura 2000, incluyendo 638 hectáreas de terreno forestal en la 'Serreta de Cabo de Gata', 4.460 hectáreas en las 'Ramblas de Gérgal, Tabernas y Sur de Sierra Alhamilla', y alrededor de 28.000 hectáreas en el parque natural Cabo de Gata-Níjar.

La administración autonómica ha afirmado que, si bien la modificación de la ordenanza del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) no tiene un impacto directo, su objetivo es fomentar la instalación de invernaderos en suelos no urbanizables del municipio.

En cuanto a los impactos ambientales, se señala que estos dependerán de los proyectos presentados y ejecutados en cada instalación de manera individual o conjunta, advirtiendo que la evaluación de los impactos ambientales ha sido deficiente, especialmente en lo que respecta al recurso hídrico y a las posibles repercusiones en el medio ambiente.

Por otro lado, se destaca que la proliferación de la agricultura intensiva, en particular en las zonas protegidas mencionadas, representa una de las principales presiones y amenazas identificadas en los planes de gestión, junto con la construcción de infraestructuras y la sobreexplotación de recursos hídricos. La innovación urbanística propuesta podría afectar significativamente a los objetivos de conservación de dichas zonas.

Con respecto al parque natural de Cabo de Gata, se aclara que prevalecerían las disposiciones del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN), que solo permite ciertas actividades en ciertas zonas. Asimismo, se establece la necesidad de un informe preceptivo de la consejería en los expedientes de licencias para proyectos dentro del espacio protegido.

Desde la Junta se insiste en que, si bien la modificación no tendría un impacto significativo en la salud de la población, su objetivo es mantener y promover el modelo económico basado en la agricultura intensiva y de plástico. Sin embargo, se reconoce que esto podría limitar el crecimiento urbano al acercar las construcciones agrícolas al suelo urbano.

En este sentido, se plantea la posibilidad de que la población tenga dificultades para acceder a viviendas dignas a medida que se desplacen hacia zonas turísticas en el entorno litoral. Se destaca la importancia de evaluar las necesidades de vivienda de la población, especialmente de los trabajadores de invernaderos y empresas agroalimentarias.

Por último, se hace hincapié en la importancia de evaluar los posibles impactos sobre la salud de la población que reside cerca de estas instalaciones, derivados de la calidad del aire, del paisaje circundante y del efecto de isla de calor. Asimismo, se subraya la necesidad de garantizar la suficiencia de recursos hídricos a nivel global, teniendo en cuenta los diversos usos en la provincia de Almería.