24h Andalucía.

24h Andalucía.

La Junta separa a padres almerienses de su bebé de tres meses por presunta negligencia médica.

La Junta separa a padres almerienses de su bebé de tres meses por presunta negligencia médica.

En un operativo realizado por la Policía Adscrita, se ha retirado a unos padres un bebé de tres meses debido a la "grave situación de riesgo" en la que se encontraba. Los progenitores no estaban prestando atención a las patologías que padecía la bebé, lo que ponía en peligro su vida.

Esta intervención policial se llevó a cabo luego de una comunicación recibida dos días antes por la Fiscalía de Menores y el Servicio de Protección al Menor de la Junta, quienes alertaron sobre la necesidad de localizar urgentemente a la bebé y a su entorno familiar para garantizar su protección.

Según la información proporcionada, se señala que la bebé sufre una cardiopatía congénita grave y otras dolencias que requieren de una intervención quirúrgica, así como una "malformación" en la boca que hace necesario alimentarla con sonda.

La Junta ha informado que había indicios de que los progenitores, que son primos carnales, no estaban brindando la atención y los cuidados que la menor necesitaba, lo que suponía un riesgo para su vida.

La investigación reveló que el padre tiene antecedentes policiales, consume sustancias estupefacientes de manera habitual y cuenta con una orden de alejamiento respecto a la madre. También se confirmó que ambos habían sido usuariospasado de servicios sociales en Almería y Murcia, aunque en la actualidad se desconoce su paradero.

Finalmente, gracias a la colaboración ciudadana, la menor fue localizada en el barrio de El Quemadero de la capital almeriense, donde se encontraba en la vía pública junto a su padre.

La Junta informó que la bebé fue llevada a un centro de protección de menores y, tras recibir una primera atención, fue ingresada en el Hospital Universitario de Torrecárdenas, donde está recibiendo la atención médica necesaria.

La Policía Autonómica aún está llevando a cabo gestiones y recopilando información sobre estos hechos, en caso de que pudieran derivar en una responsabilidad penal por parte de los padres.