24h Andalucía.

24h Andalucía.

Desarticulada banda que asaltaba comercios chinos en Andalucía haciéndose pasar por agentes de policía

Desarticulada banda que asaltaba comercios chinos en Andalucía haciéndose pasar por agentes de policía

Un golpe a la delincuencia ha sido dado por la Policía Nacional al desmantelar una red criminal que se hacía pasar por agentes de la ley para asaltar a comerciantes de origen chino en las provincias de Málaga, Sevilla y Cádiz. En total, ocho robos con violencia han sido esclarecidos y 15 personas han sido detenidas como resultado de esta operación policial.

Los delincuentes dentro de esta organización se aprovechaban de la ruta que los comerciantes chinos realizaban hacia polígonos industriales en Andalucía para cerrar negocios de compra de textiles. En el momento oportuno, abordaban a las víctimas en la vía pública o incluso en la autovía, empleando violencia contra ellos para robarles.

Uno de los integrantes clave en esta red era un empresario que mantenía una relación comercial con las víctimas y les proporcionaba información privilegiada sobre sus transacciones. Los detenidos enfrentan cargos por robo con violencia, usurpación de funciones públicas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, con un botín total de 290.000 euros obtenidos de los asaltos.

La operación se desencadenó después de un asalto inicial a un comerciante chino en Málaga, donde los falsos agentes abordaron a la víctima y le robaron 70.000 euros en efectivo. Este caso fue seguido por otros siete robos bajo el mismo modus operandi en diferentes localidades de Andalucía.

La investigación conjunta entre distintas unidades policiales de Málaga, Antequera y Sevilla permitió la identificación de los sospechosos. Todos los comerciantes chinos afectados tenían negocios en un parque empresarial en Sevilla, donde eran abordados en sus desplazamientos para cerrar tratos comerciales.

La red criminal contaba con miembros especializados en tecnología que instalaban dispositivos de rastreo en los vehículos de las víctimas para saber su ubicación en tiempo real y planificar los asaltos de manera efectiva. Además, contaban con la colaboración de un empresario de origen magrebí que les proporcionaba información clave sobre las transacciones de los comerciantes chinos.

La estructura de la red estaba bien definida, con roles específicos asignados a cada miembro, desde alquilar vehículos hasta ejecutar los robos. En una primera fase de la operación, se realizaron 11 detenciones y se llevaron a cabo registros en varias localidades, incautando dinero en efectivo, vehículos y otros efectos relacionados con los delitos.

Paralelamente, se inició una investigación económica-patrimonial para identificar operaciones de blanqueo de capitales relacionadas con los miembros de la trama y sus empresas. La segunda fase de la operación resultó en la detención de otras seis personas por blanqueo de capitales, con la incautación de documentos, vehículos y dinero en efectivo.

Siete de los investigados han sido enviados a prisión provisional por la autoridad judicial competente, en un golpe contundente contra esta red criminal que operaba en el sur de España.