24h Andalucía.

24h Andalucía.

El TSJA absuelve al alcalde de Carboneras por el caso del Algarrobico

El TSJA absuelve al alcalde de Carboneras por el caso del Algarrobico

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha decidido no imponer una multa al alcalde de Carboneras (Almería) por no cumplir la orden de incluir en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que El Algarrobico es suelo "no urbanizable y de especial protección desde 1994".

Greenpeace había solicitado a la corte que se llevara a cabo de manera "urgente" la resolución de hace un año, la cual advertía al entonces alcalde, el socialista José Luis Amérigo, de multas coercitivas de 700 euros cada 20 días, después de que el TSJA anulara recientemente la decisión tomada en pleno en abril de 2023 para "desclasificar" el área ST-1 donde se encuentra el hotel de Azata del Sol.

En un documento al que Europa Press tuvo acceso, el tribunal declaró la anulación "solo" de la parte resolutiva de este acuerdo municipal, y "no" de la "acción formal" del Ayuntamiento de Carboneras en el plan urbano "realizada para cumplir con la sentencia".

Se considera que con la convocatoria del Pleno se cumplieron los requerimientos al alcalde para cumplir con la sentencia.

Sin embargo, en el auto que anuló el acuerdo municipal que modificaba el PGOU, se mencionó que la intención del Ayuntamiento era "eludir" el cumplimiento y se destacó que la manera en que se había hecho y su contenido representaban un incumplimiento significativo y sustancial de los términos de la sentencia y "un abuso".

Para rechazar la imposición de una multa al alcalde de Carboneras, actualmente ocupado por Salvador Hernández (Cs) tras una moción de censura contra Felipe Cayuela (PP), se argumenta que la petición de Greenpeace no es válida.

El TSJA añade que cualquier reclamación de incumplimiento debe referirse al contenido del plan urbano vigente.

Greenpeace sostiene que con la anulación del acuerdo municipal de abril de 2023, los terrenos del Algarrobico han vuelto a ser clasificados como urbanizables en la normativa municipal actual.

El Gobierno andaluz, por otro lado, afirma que tras la anulación del "subterfugio" para obstaculizar la demolición del hotel de Azata del Sol, el suelo no era ni es urbanizable y que el PGOU de Carboneras refleja esta situación.

Además de solicitar una multa al alcalde de Carboneras, Greenpeace también ha pedido la suspensión de una sentencia que obliga al Ayuntamiento a revisar la licencia de obras, lo que facilitaría la demolición del hotel.

El TSJA había dado un plazo de un mes para que el procedimiento comenzara, pero los cambios en el gobierno municipal han retrasado los plazos.

Greenpeace busca evitar que el Ayuntamiento, aprovechando la clasificación urbanizable de los terrenos, concluya que no se puede revocar la licencia de obras debido a la clasificación en el PGOU, argumento utilizado anteriormente por Azata, el consistorio y la Junta en otros casos legales.

Para Greenpeace, la única forma efectiva de lograr que el Ayuntamiento cumpla con las sentencias ha sido a través de medidas coercitivas contra el alcalde del municipio.