24h Andalucía.

24h Andalucía.

Activistas de Greenpeace en juicio por daños en hotel del Algarrobico hace una década

Activistas de Greenpeace en juicio por daños en hotel del Algarrobico hace una década

Este viernes, el Juzgado de lo Penal número 3 de Almería será testigo de la vista oral contra los 28 activistas de Greenpeace acusados por supuestos daños al hotel en El Algarrobico, Carboneras (Almería), durante una acción de protesta en mayo de 2014.

La vista oral, programada para las 10.30 horas en la Ciudad de la Justicia, implica posibles penas de un año de cárcel y multas de 24 meses a razón de seis euros al día por un supuesto delito de daños, lo que equivale a un total de 30.240 euros.

Los activistas se enfrentan a esta situación luego de que la acusación particular presentada por la promotora Azata del Sol fuera admitida, ya que la Fiscalía no formuló cargos contra ellos, según fuentes judiciales consultadas por Europa Press.

Según el Ministerio Fiscal, durante la investigación judicial no se encontraron pruebas que incriminen a cada individuo y tampoco evidencian si causaron algún daño específico.

En febrero de 2021, el juez instructor ordenó el juicio oral y acusó a los activistas de delitos de daños, solicitando multas de 24 meses a razón de seis euros diarios.

Además, se les imputa un supuesto delito de desobediencia, por el cual la promotora del hotel pide 12 meses de prisión para cada uno, y una responsabilidad civil conjunta y solidaria de 186.703 euros.

El auto indica que los activistas ingresaron al hotel, pintaron la fachada de negro con la inscripción 'Hotel ilegal', rompieron las puertas y desobedecieron órdenes de la Guardia Civil de cesar en sus acciones.

La Audiencia Provincial ordenó la reapertura del caso en 2017 después de que la causa hubiera sido archivada en primera instancia, debido a la impugnación de Azata del Sol.

Tanto el juez como la fiscalía concluyeron anteriormente que los investigados no tenían intención de dañar la propiedad ajena, sino que estaban protestando.

La Fiscalía ha sostenido que el aspecto simbólico de la acción prevalece sobre el material y que, si se demoliera el hotel, cualquier daño sería significativamente reducido.

La Audiencia Provincial consideró justificada la presunta comisión de delitos de daños durante la acción de Greenpeace en el hotel, al pintar una inscripción de 8.000 metros cuadrados exigiendo su derribo inmediato.

Más de un centenar de activistas participaron en la protesta, que se llevó a cabo tras un fallo contradictorio del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía sobre la naturaleza urbanística del terreno donde se ubica el hotel Algarrobico.

En respuesta a la acción de Greenpeace, vecinos de Carboneras acudieron al hotel para modificar la inscripción realizada por los activistas, destacando la 'i' de 'ilegal', argumentando que la apertura del hotel sería beneficiosa para la generación de empleo y riqueza en la localidad.