24h Andalucía.

24h Andalucía.

Desmantelada una red de explotación sexual en Sevilla y Cádiz, liberando a 16 mujeres previamente sometidas a jornadas de prostitución sin descanso.

Desmantelada una red de explotación sexual en Sevilla y Cádiz, liberando a 16 mujeres previamente sometidas a jornadas de prostitución sin descanso.

La Policía Nacional ha llevado a cabo una operación en las localidades de Utrera (Sevilla) y Rota (Cádiz), donde ha detenido a diez personas pertenecientes a una organización criminal dedicada a la trata de mujeres. Estas mujeres eran captadas en otros países y una vez en España se les obligaba a ejercer la prostitución las 24 horas del día. En el transcurso de la operación, se han liberado a 16 mujeres víctimas de explotación sexual, se han desmantelado dos plantaciones de marihuana y se han incautado una suma cercana a los 24.000 euros en efectivo, así como diversas drogas y armas.

Los miembros de la organización han sido detenidos por diferentes delitos, entre ellos trata de personas con fines de explotación sexual, tráfico de drogas, delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, tenencia ilícita de armas y pertenencia a organización criminal.

Esta organización se encargaba de todo el proceso, desde la captación de las mujeres en sus países de origen, su traslado a España y su explotación una vez en territorio nacional. Los detenidos tenían roles bien definidos dentro de la estructura de la organización, con algunas mujeres encargadas de contactar y trasladar a las víctimas, mientras que el jefe ejercía un control extremo sobre ellas en los prostíbulos.

La investigación se inició después de que la Policía Nacional tuviera conocimiento de la situación de vulnerabilidad de varias mujeres que estaban siendo explotadas en locales de Utrera y Rota. Estas mujeres eran obligadas a trabajar las 24 horas del día, con un control constante a través de cámaras de videovigilancia. Los jefes se quedaban con el 75% de los ingresos y las mujeres solo recibían el 25%, como pago por una deuda que habían contraído antes de venir a España.

Además, las víctimas eran acompañadas en todo momento por otros miembros de la organización, que también ejercían como taxistas. Se les obligaba a consumir drogas para aumentar su rendimiento en los servicios sexuales y atender a los clientes en contra de su voluntad.

En la operación, se llevaron a cabo registros en los domicilios de los investigados, así como en los locales donde se ejercía la prostitución. Se detuvo a los diez integrantes de la organización y se incautaron distintos elementos como dinero en efectivo, drogas, armas y vehículos de alta gama. También se encontraron plantaciones de marihuana y laboratorios para el tratamiento de la droga.