24h Andalucía.

24h Andalucía.

La Junta pretende liderar en España y Europa duplicando la producción de aguas regeneradas hasta 140 hectómetros.

La Junta pretende liderar en España y Europa duplicando la producción de aguas regeneradas hasta 140 hectómetros.

En Sevilla, la consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha expresado la ambición del Gobierno andaluz de duplicar la actual contribución de 70 hectómetros cúbicos de aguas regeneradas, llegando a los 140. De lograrlo, Andalucía se convertiría en la región líder en España y Europa en este aspecto. Crespo resaltó el aumento en la depuración de aguas, pasando del 4% en 2018 al 17%, por encima del promedio nacional del 11%.

Durante su comparecencia en el Parlamento sobre aguas regeneradas, Crespo enfatizó la importancia de este recurso para el crecimiento, mencionando que otras comunidades depuran el 98% de sus aguas, y Andalucía aspira a alcanzar ese nivel. Destacó el impacto positivo en la agricultura, señalando que productos regados con estas aguas tienen un 20% menos de consumo hídrico, beneficiando tanto a los productores como a los consumidores.

La consejera también resaltó las oportunidades que se abren en áreas como la Axarquía malagueña y el Poniente almeriense para el riego, gracias al uso de aguas regeneradas. Además, apuntó que este recurso no solo beneficia a la agricultura, sino también a la industria, mencionando la contribución de 20 hectómetros cúbicos para el hidrógeno verde, atrayendo inversiones a la región.

Entre los beneficios de las aguas regeneradas, Crespo mencionó la nutrición de los acuíferos y la diversificación de su uso en diferentes sectores como la industria y el turismo, incluyendo el riego de campos de golf con un 60% de aguas regeneradas. También resaltó la generación de empleo a través de infraestructuras hidráulicas.

La consejera recalcó la importancia de seguir avanzando en el aprovechamiento de las aguas regeneradas, destacando mejoras ecológicas, la lucha contra la sequía, la creación de empleo en zonas rurales y el impulso al hidrógeno verde, entre otros aspectos. En este sentido, hizo hincapié en el compromiso del Gobierno andaluz con el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua y la promoción de productos agrícolas etiquetados correctamente.

Además de las acciones locales, Crespo mencionó los planes de trasvase del Tajo-Segura hacia el Levante español, subrayando el cambio de enfoque del Gobierno actual en comparación con administraciones anteriores. Recordó la inversión en nuevas depuradoras y la importancia de estas instalaciones para garantizar el suministro de aguas regeneradas.

A pesar de las recientes lluvias, Crespo advirtió que la sequía en Andalucía no ha terminado, recordando las lecciones aprendidas durante la sequía de los años 90. Destacó la inversión en infraestructuras hidráulicas y el desarrollo de nuevas desaladoras y presas como medidas para asegurar el equilibrio hídrico en la región.

Crespo concluyó reafirmando la importancia de mantener el ritmo de avance en la gestión del agua, destacando que se trata de un bien común que debe ser preservado más allá de ideologías políticas.