24h Andalucía.

24h Andalucía.

La justicia condena a un sargento de la Guardia Civil por colaboración con el narcotráfico, con pena de cárcel y multa millonaria.

La justicia condena a un sargento de la Guardia Civil por colaboración con el narcotráfico, con pena de cárcel y multa millonaria.

En un caso que ha conmocionado a la sociedad sevillana, la Audiencia de Sevilla ha dictado una sentencia sin precedentes, condenando al teniente de la Guardia Civil Raúl P.M. a ocho años y diez meses de cárcel por una serie de delitos que incluyen cohecho, tráfico de drogas en grado de tentativa y hurto también en grado de tentativa. El jurado popular lo declaró culpable de haber obtenido dinero del mundo del narcotráfico a cambio de información policial, de intentar robar 100.000 euros supuestamente ocultos en un vehículo en la Comandancia de la Guardia Civil, y de intentar robar 29 fardos de hachís custodiados en dichas instalaciones con intención de traficar con ellos.

La sentencia, emitida por la Audiencia de Sevilla, impone al agente condenado cinco años de prisión, once años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y el pago de una multa de 3.600 euros por cohecho continuado; tres años de cárcel y una multa de 1,5 millones de euros por tráfico de drogas en grado de tentativa; seis meses de prisión por hurto en grado de tentativa y cuatro meses de cárcel por un segundo delito de hurto intentado. Todo ello con la atenuante de dilaciones indebidas, siendo que la Fiscalía había solicitado originalmente 12 años y un mes de prisión.

Además, la Audiencia de Sevilla condenó a un segundo acusado, José María C.C., a un año y medio de prisión y el pago de una multa de 1.080 euros por cohecho, un año de cárcel y 600.000 euros de multa por tráfico de drogas en grado de tentativa, dos meses de prisión sustituidos por una multa de 720 euros por hurto en grado de tentativa, y tres meses de cárcel por un segundo delito de hurto intentado, con las atenuantes de confesión y dilaciones indebidas.

Asimismo, un tercer acusado, Roberto O.C., fue condenado a nueve meses de prisión y una multa de 600.000 euros por tráfico de drogas en grado de tentativa, dos meses de cárcel sustituidos por una multa de 720 euros por hurto en grado de tentativa, y tres meses de cárcel por un segundo delito de hurto intentado, con las atenuantes de confesión tardía, drogodependencia y dilaciones indebidas.

Según el jurado popular, el teniente de la Guardia Civil condenado, destinado en la Unidad de Seguridad Ciudadana de Sevilla en 2019 y 2020, tenía acceso limitado a las bases de datos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, lo que le llevó a colaborar con personas dedicadas al tráfico de drogas para obtener dinero a cambio. Se reveló que intentó atraer a un agente encubierto para operar en el CITCO y obtener información relevante para los narcotraficantes.

La sentencia detalla que el agente, junto con los otros acusados y el agente encubierto, intentó apoderarse de 100.000 euros ocultos en un vehículo intervenido en la Comandancia, así como de 29 fardos de hachís custodiados en las instalaciones. A pesar de estos intentos, fueron descubiertos por la Guardia Civil, resultando en la intervención de la droga y la furgoneta utilizada para transportarla.

El valor de la droga incautada asciende a más de 1,5 millones de euros y estaba destinada a la venta, según la sentencia. La defensa del guardia civil alegó que los delitos fueron provocados, pero la Audiencia rechazó esta argumentación, afirmando que el acusado tenía la intención preexistente de delinquir para obtener dinero a toda costa y convertirse en un narcotraficante.

Durante el juicio, Raúl P.M. señaló a un mando de la unidad de drogas como responsable de llevarlo por un camino corrupto que culminó en este escándalo judicial.