24h Andalucía.

24h Andalucía.

El ministro Torres garantiza que seguirán las excavaciones en las fosas del barranco de Víznar.

El ministro Torres garantiza que seguirán las excavaciones en las fosas del barranco de Víznar.

El ministro de Política Territorial y Memoria Democrática, Ángel Víctor Torres, ha visitado este martes los trabajos de la cuarta campaña de excavaciones arqueo forenses de un equipo interdisciplinar de la Universidad de Granada (UGR) en el barranco de Víznar, en el cinturón granadino, expresando su compromiso con la continuidad de los trabajos.

En presencia de la fiscal de sala en materia de Derechos Humanos y Memoria Democrática, Dolores Delgado, el ministro ha anunciado, siguiendo lo que han indicado que piden familiares de víctimas, que los trabajos "no se van a parar", y que, con los fondos del Gobierno, se seguirá hasta el final y "hasta la última de las exhumaciones que sean necesarias aquí, en el barranco de Víznar y en cualquier lugar" de España.

Por ello, si hay comunidades "que ponen palos en las ruedas intentaremos convencerlas de que se equivocan" y que están erradas "en una postura que es contraria a lo que creo que tiene que ser evitar que se reproduzca en el futuro lo que vivimos en el pasado", ha explicado Torres.

En Víznar, según ha detallado la UGR en una nota de prensa, los trabajos de la cuarta fase del proyecto de esta institución académica han comenzado a mediados de enero y está previsto que continúen hasta junio. La visita ha estado dirigida por el responsable de la investigación y profesor del departamento de Prehistoria y Arqueología, Francisco Carrión.

También han estado presentes, entre otros, el secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez López, así como el alcalde de Víznar, David Espigares. El objetivo del equipo de trabajo coordinado por el profesor Carrión, conformado por arqueólogos, antropólogos físicos y forenses, sociólogos e historiadores, para esta campaña es "excavar y exhumar al menos en tres nuevas fosas localizadas mediante prospección arqueológica en 2023 además de intervenir en otros sectores del mismo barranco que presentan indicios de nuevas".

Apenas mes y medio después de comenzados los trabajos, el equipo ha trabajado en dos de esas fosas, donde ha exhumado e individualizado los restos hallados de seis y 15 personas. Estos restos óseos quedan ahora a la espera de ser identificados en el laboratorio de Genética de la UGR. Allí, mediante comparación con las muestras de ADN de personas que estiman que sus familiares están enterrados en el barranco, se podrá finalmente identificar a cada una de las personas y cada familiar podrá enterrar dignamente a sus antecesores casi nueve décadas después.

Esta cuarta campaña cuenta con la financiación del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, así como del Comisionado de la Concordia de la Consejería de Turismo, Deporte y Cultura de la Junta de Andalucía. Desde 2021 hasta 2023 se han podido exhumar un total de 93 personas (59 hombres y 34 mujeres), que fueron asesinados entre los meses de septiembre a noviembre de 1936 por las fuerzas sublevadas al legítimo gobierno de la II República Española y enterradas ilegalmente en fosas comunes en el Barranco de Víznar.

El periodista e investigador Eduardo Molina Fajardo estimó en torno a 143 con nombres y apellidos más 30 desconocidas el número de personas asesinadas y enterradas en estas fosas comunes, lo que suman 173 personas asesinadas. En la actualidad, y como resultado de las campañas anteriores, el laboratorio de Genética de la Facultad de Medicina de la UGR está realizando el proceso de identificación genética sobre los restos de 93 personas exhumadas.

A este proceso se suma el laboratorio de Antropología Física, también de la UGR, aportando nuevas técnicas de identificación cráneo facial. Además, en esta ocasión, los análisis incluyen el estudio de muestras sedimentarias que permitirán determinar los parásitos intestinales existentes que ayudarán a determinar la alimentación de las víctimas, sobre todo en los últimos días de su vida.

Otra novedad, han detallado desde la UGR, es el análisis de muestras sedimentarias y el estudio de pólenes para explicar el cambio tan profundo de la vegetación desde 1936 hasta la reforestación del lugar a mediados de los años 50 del siglo pasado.