El precio elevado de alimentos como el pescado fresco y el aceite de oliva provoca una disminución del consumo en un 45% de los habitantes de Andalucía, afirma el Centro.

El precio elevado de alimentos como el pescado fresco y el aceite de oliva provoca una disminución del consumo en un 45% de los habitantes de Andalucía, afirma el Centro.

Según el barómetro publicado por la Fundación Centro de Estudios Andaluces (Centra), dependiente de la Consejería de la Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa de la Junta, un 44,8 por ciento de los andaluces asegura haber reducido el consumo de algunos alimentos en las últimas semanas debido a su precio. Los alimentos más afectados son el pescado fresco, con un 30,1 por ciento, y el aceite de oliva, con un 28 por ciento.

Este estudio, realizado entre el 12 y el 22 de diciembre a una muestra de 3.600 personas residentes en Andalucía mayores de edad, revela que un 35,7 por ciento de los andaluces ha tenido dificultades para llenar el depósito de su vehículo, mientras que un 30,6 por ciento ha tenido dificultades para pagar impuestos como el IBI o el IRPF. Además, un 25,3 por ciento ha tenido problemas para abonar los suministros básicos como agua, luz y gas, y un 23,5 por ciento ha tenido dificultades para costear el alquiler o la hipoteca de su vivienda. Por último, un 12,5 por ciento ha tenido dificultades para pagar el servicio de ayuda en el hogar.

El consumo de otros alimentos que han sido reducidos por su precio son la carne, con un 22,6 por ciento, y la verdura y fruta fresca, con un 15,7 por ciento.

Además, este estudio revela que un 12,4 por ciento de los andaluces ha tenido que acudir a instituciones sociales como Cáritas o Cruz Roja para solicitar ayuda alimentaria o recursos de primera necesidad debido a esta situación.

Por otro lado, el 60,6 por ciento de los andaluces considera que se vive mejor en Andalucía que en otras comunidades autónomas, principalmente debido a su clima y temperatura, según el 54,2 por ciento de los encuestados. También se destaca la filosofía de vida y el carácter de su gente, mencionado por el 27 por ciento.

En cuanto a la calidad de vida, los andaluces la valoran con un promedio de 7,31 puntos en una escala del 0 al 10. Además, el 63,2 por ciento considera buena su situación económica personal y tiene expectativas positivas sobre el futuro, ya que un 39,3 por ciento cree que se mantendrá en la misma situación y un 32,8 por ciento espera una mejoría en un año.

Entre los aspectos negativos para vivir en esta comunidad autónoma, se menciona la falta de empleo y la precariedad laboral, con un 25,8 por ciento. El desempleo también se considera el principal problema en España, según el 27,5 por ciento de los encuestados, seguido de la insatisfacción con la política (25,3 por ciento) y con el Gobierno central (9,3 por ciento).

En otros temas abordados en el barómetro, un 92 por ciento de los andaluces se muestra a favor de limitar el uso de teléfonos móviles en los centros educativos, mientras que solo un 8 por ciento se opone. Además, un 90,3 por ciento está a favor de prohibir la venta de bebidas energéticas a menores de edad y un 95,1 por ciento apoya la prohibición de la venta de vapeadores a este mismo grupo de edad.

Tags

Categoría

Andalucía