24h Andalucía.

24h Andalucía.

Absuelto de violación pero condenado por maltrato a su novia en Sevilla: polémica sentencia causa indignación.

Absuelto de violación pero condenado por maltrato a su novia en Sevilla: polémica sentencia causa indignación.

La Audiencia de Sevilla ha emitido una sentencia condenando a un hombre a nueve meses de cárcel por un delito de maltrato de obra contra su pareja. Sin embargo, ha sido absuelto de un presunto delito de agresión sexual debido a la falta de evidencia médica que respalde la acusación de la mujer. El informe forense no ha encontrado lesiones en las zonas genitales, anales ni perineales, y una testigo en el juicio afirmó que la denunciante visitó repetidamente el lugar de trabajo del acusado después de haber presentado la denuncia, lo cual, según el tribunal, resulta incompatible con una experiencia tan traumática como la que describe.

La relación entre Rafael G.V. y L.P.N. comenzó en mayo de 2019, cuando trabajaban juntos en un restaurante en Mairena del Alcor. A pesar de que la familia de L.P.N. no aceptaba la relación, ella rompió lazos familiares para poder continuar con Rafael, incluso asumiendo el alquiler de la vivienda en la que residían y prestando dinero a su pareja.

La historia que se ha probado en el juicio indica que el 31 de agosto, durante un enfrentamiento, Rafael agarró a la mujer por los brazos mientras intentaba sacarla del coche. La mujer sufrió hematomas en ambos brazos como resultado de esta acción. Sin embargo, no se ha demostrado que Rafael haya insultado constantemente a su pareja ni que haya cometido actos de violencia tan graves como los descritos por la denunciante.

El tribunal destaca el testimonio de una testigo que conocía bien a la denunciante y que no pudo corroborar las situaciones descritas en la denuncia. La falta de pruebas objetivas y la ausencia de lesiones que respalden la acusación de agresión sexual han sido elementos clave en la absolución de este cargo.

Además, la actitud posterior de la denunciante, que continuó frecuentando el lugar de trabajo del acusado a pesar de tener una orden de alejamiento, ha generado dudas sobre la veracidad de sus acusaciones. El tribunal considera que esta conducta es incompatible con una experiencia tan traumática como la descrita por la mujer.

Finalmente, Rafael G.V. ha sido condenado a nueve meses de cárcel por maltrato de obra y a dos años de prohibición de acercarse o comunicarse con la mujer. Ha sido absuelto de los delitos de agresión sexual, maltrato habitual y amenazas que se le imputaban.